CURSOS

Próximamente se impartirán dos cursos de 25 horas cada uno, dirigido a Cuerpos de Seguridad, Equipos Sociales Municipales y Profesores de Enseñanza Secundaria.

Acceda al listado completo de cursos.

SEMINARIOS

A lo largo de este programa se organizarán SEMINARIOS en distintos municipios de Alicante, donde expertos versados en los temas que centran el objeto de este programa, expondrán experiencias y conocimiento al respecto.

Se compartirán todo tipo de conoci- mientos alrededor de la violencia juvenil y sus consecuencias; destacando el papel que juegan los Cuerpos de Seguridad por la novedad y el interés que supone la información que aporta este colectivo, que vive a diario la consecuencia del problema.

Acceda al listado completo de seminarios.

JORNADAS

El 18 y 19 de octubre de 2007 tuvieron lugar en Alicante las JORNADAS Acción VIP – Acciones para la prevención de la violencia juvenil. A través de una ponencia marco y de talleres teórico-prácticos expertos en la materia compartieron conocimientos y herramientas para abordar los objetivos de este proyecto.

Acceda a la documentación.

ARTICULOS DE PRENSA

ARTICULOS y RECORTES DE PRENSA relacionados con la policía y los jóvenes, la violencia juvenil, el absentismo escolar, los conflictos en las aulas y otros temas que son objeto de estudio del proyecto.

Acceda al listado completo de articulos.

CASOS PRÁCTICOS

EXPERIENCIAS REALES vividas por colaboradores del proyecto en las que cuentan en primera persona casos actuales que ocurren diariamente en la aulas, en la calle y en las familias (nombre y lugares ficticios para proteger la confidencialidad de los protragonistas).

Acceda al listado completo de casos prácticos.

“Lo que no se sabe”. Entra en este caso de abordaje multidisciplinar facilitado por Inmaculada Garay, terapeuta familiar y de grupos y aporta tu perspectiva

 Descripción del caso:

El chico sobre el que nos vamos a referir a continuación, J.L., tiene 14 años y está escolarizado en el nivel de 2º de E.S.O, curso que repite. Tiene una hermana más pequeña. Sus padres se conocen desde los 16 años, están en los treinta-cuarenta y ambos trabajan, su padre es albañil y su madre simultanea varios trabajos.

Desde que ingresó en el instituto el profesorado comenta que tiene dificultades en la relación con sus compañeros de clase y que presenta problemas para centrarse en las tareas y mantener la atención. Además, en ocasiones, manifiesta actitudes desafiantes con profesores y alumnos.
Desde que empezaron los incidentes en el I.E.S, es la madre la que siempre acude. Al padre no lo conocen. Según la madre:” el padre no tiene paciencia, no entiende a su hijo y no tiene buena relación con él, por lo que ella se encuentra sola en la responsabilidad de educarlo”.

En el colegio también tenía problemas de adaptación con sus compañeros. La madre manifiesta que siempre estaba enfadada con él por esto, y que “nunca le ha salido darle besos y abrazos y ser cariñosa con él, como sí lo es con su hermana pequeña”.

Según informa la madre al instituto, J.L ha estado en tratamiento en la Unidad de Salud Mental Infantil pero no explicita un diagnóstico claro. El I.E.S contacta con el psiquiatra que lo atendió y verifican que se trata de un Trastorno de Hiperactividad por déficit de atención y que debe recibir medicación para ayudarle a paliar los síntomas. Medicación que la madre no le administra “por que su hijo lo lleva muy mal” y  no lo lleva a la USMI “por que no le gustó lo que le dijeron en la última visita” (según la psicopedagoga, le dieron a entender que J.L. tenía cierta tendencia a la psicopatía y que no era capaz de experimentar empatía hacia los demás y que era conveniente que lo asumiera y aprendiera a vivir con ello).

A final del primer curso, tras diversos incidentes de gravedad y ser expedientado, la comisión de convivencia decidió no expulsarlo siempre que reanudara las visitas médicas y cambiara su comportamiento. Iniciado el siguiente curso, el comportamiento de JL pareció mejorar algo pero su rendimiento académico cae en picado.
Durante éste curso, el alumno repite 2º de ESO. Según la orientadora, no interacciona con sus compañeros de clase. Se relaciona con gente mucho mayor que él. Falta a clase de forma reiterada por decisión propia e intenta que su madre justifique esas faltas.
Recientemente ha tomado parte en varios incidentes de peleas callejeras, en los que ha intervenido la policía local.

Desde el IES derivan el caso para intervención en el SAF en reiteradas ocasiones, pero sólo ahora acceden a pedir ayuda.

 Análisis:

El primer día que nos visita la familia, la madre comienza diciendo:
Soy la madre de TODOS! Llevo ejerciendo de madre desde los 16 años y ¡estoy un poco cansada!”

Desde el principio de la entrevista la madre alude a que el padre ha tenido problemas con las drogas desde que se conocen y que el hijo sabe algo. El padre refiere que están sufriendo una crisis de pareja.
P:” Llevamos un par de meses discutiendo más. Se ha juntado todo y ha explotado.”

Observamos que la madre minimiza el problema del hijo y tiende a defenderlo,
M: “El único problema es que es un chico muy impulsivo y si no lo conoces, lo malinterpretas.”

Cuando exploramos la función de los padres observamos fuertes divergencias:
M: “Yo, le dejaría salir más, para que aprenda a estar en la calle .El tiene que ver lo que hay y estar en eso y saber decir, no”. El padre difiere y expresa sus miedos, P:” Yo me he estado viendo reflejado en mi hijo .Por eso soy tan duro con él…no quiero que le pase lo mismo que a mí”.

Además de la diferencia de criterios, percibimos una fuerte descalificación y/o exclusión del padre por parte de la madre.
P:”Lo que yo he intentado inculcarle no ha salido bien, por que ha hecho siempre lo que ha querido”.
M: “Para que no haga algo, tiene que ver un” ejemplo” por su parte. Él ha visto ejemplo en mí. Yo siempre he sido su guía, sin imponerle nada! Su padre no es un buen modelo para él
P: “Mi hijo y yo nunca hemos tenido mucho roce y ella nunca se ha puesto a mi favor. Me siento mal por que no me dejan participar de siempre!”

Por otro lado, al hablar con el chico se puede inferir cierto sentimiento de culpabilidad cuando afirma que sus padres discuten y da a entender que es por él. Dice que su madre le ha contado cosas de su pasado y de sus problemas actuales de pareja. También expresa su desacuerdo con la terapia:
Pi:” A mi no me gusta venir aquí. Me han llevado toda la vida a cosas de éstas. El problema no es mío, es un problema general

A solas con los padres, el padre nos comenta que se rehabilitó hace 4 años y que ha estado abstinente hasta el año pasado que tuvo una recaída, según él, “por sentirse desplazado de la familia”. Actualmente está en tratamiento con metadona.
M:”Yo he dejado a mis hijos por estar con él, por que él es más débil que mis hijos. Pero, bajé la guardia por que confié en él. Me volqué en mis hijos. Lo que no acepto es la recaída, después de lo bien que estábamos

P:”Cuando ella bajó la guardia yo me sentí solo. No asumí que no estuviera tan pendiente de mí

Finalmente, ante el desafío de ella “O cambiamos, o nos separamos”, él contesta “Se me hace cuesta arriba ahora tener que separarme. No me siento con fuerzas…”

 Enfoque del caso:

  Desde el SAF, hemos propuesto a la familia intervenir en la relación de pareja, como núcleo del problema. No descartamos la necesidad de intervenir, más avanzado el proceso terapéutico, en el plano de la función de los padres.
Estamos en un momento inicial de abordaje del caso, donde prácticamente acabamos de concluir la evaluación y estamos definiendo cuales serían las líneas de intervención con los distintos recursos implicados.

Para un completo abordaje multidisciplinar, pensamos que sería necesaria una estrecha coordinación con:

– La  Unidad de Conductas Adictivas, que lleva el programa de metadona, para hacer el seguimiento de la evolución y progresos a nivel individual del padre.

– Con el IES, insistir en la necesidad de requerir la presencia del padre en todo lo concerniente a J.L., para darle mayor significación como figura de autoridad.

– Con la USMI, para asegurarnos que J.L. esté teniendo un seguimiento a nivel individual, si procede.

– Con la policía, no estaría de más coordinarse para informar de los antecedentes familiares del chico, con el objetivo de poder prevenir situaciones de riesgo del menor, si concurrieran.

Inmaculada Garay Reyes
Terapeuta Familiar y de Grupos del SAF
( migara @ dip-alicante.es)

Autor: Inmaculada Garay

Comentarios

01/11/2007 a las 21:40

Mi opinión es que es muy dificil llevar a un chico con esas dificultades mas si añadimos la edad que tiene tan dificil y si fuera poco los problemas familiares que no ayudan para nada. Seria ideal que cada uno empezando por padres, profesores, psiquiatras y el chico pusieran de su parte que pudieran salir adelante. Doy mi apoyo al chico para que salga adelante y sea comprendido que cuando actua así es por algún problema.

Enviado por: Yolanda


 

03/10/2007 a las 20:45

Antes he escrito otra opinión. La continúo.

Y además de lo que he comentado antes sobre la FALTA DE RESPONSABILIDAD, sobre la falta de valores no creo en una sociedad que relativiza tanto las cosas que al final se llega a cuestionar todo. Creo que los límites son saludables si se establecen con coherencia y que muchos chicos crecen con una ética demasiado laxa de lo que está bien y de lo que está mal, de lo que se pueden permitir y de lo que no.

Pero luego se nos pide a nosotros que \”eduquemos\” se nos pide a los profesores y recuerdo que esto debe ser una tarea compartida… y que deberían establecerse más lazos de contacto entre las familias y el equipo docente, porque efectivamente la influencia de casa, del hogar es vital para el desarrollo equilibrado del chaval y para establecer unas normas básicas de convivencia.

Así que efectivamente necesitamos ayuda, necesitamos esa empatía con los padres, necesitamos esa labor conjunta… y no que se pretenda que seamos nosotros quienes demos únicamente la cara en este aspecto.

No basta con ser consciente de la situación. Hay que hacer algo .

Por otra parte es verdad QUE FALTA CURIOSIDAD en parte del alumnado y que deberían haber programas como la Garantía Social, que a mi modo de ver se deberían ofertar a los 15 años y no a los 16, porque determinados alumnos/as no están interesados en las materias, se aburren en clase y sólo saben llamar la atención con su rebeldía. Un aprendizaje más cercano a sus intereses y a la realización de talleres concretos, quizá podría motivarlos más y servir para reactivar sus ganas de hacer algo útil con su vida y no creo hablar por mí sola cuando digo esto, es una demanda bastante extendida. Facilitar diferentes itineradios, puentes o fórmulas para \”enganchar\” a estos estudiantes tan desmotivadas que acaban abandonando el sistema educativo antes de la edad correspondiente, puesto que hay demasiados casos de absentismo.

Y por supuesto, desde mi punto de vista también FALTA MÁS PRESUPUESTO que cumpla con las necesidades educativas y que se creen ratios más razonables de alumnos por clase, porque en algunos casos las aulas están saturadas… pero ese es otro tema…

Se podrían seguir comentando cosas, pero yo creo que la base es el cambio de valores que estamos sufriendo, el cambio de mentalidad en los chavales, en los padres a la hora de educar, en el papel del profesorado, en la disciplina… y si es un problema complejo que afecta a distintos ámbitos se tendrá que resolver de manera conjunta, colaborando para conseguir entre todos, formar a unas personas o ciudadanos críticos y con capacidad para pensar por sí mismos.

 

 

Enviado por: Esther Navarro


 

27/05/2007 a las 00:57

La mujer cómo en tantas ocasiones se sitúa en elpunto de control y sostén de todo el sistema familiar , con sus disfunciones emergentes , visible en el caso del hijo y muy bien abordado por vuestra parte en el caso del problema adictivo del padre.

En todo caso me pregunto ¿ si no resulta insuficiente el encuadre de la intervención de pareja para proporcionar una ayuda que es más que problable que también necesite esta mujer, como madre, como esposa, como mujer?, ¿No se ofrece siempre una ayuda terapeútica más individualizada en estos casos cuando la persona ya no puede más o está sintomatizada?, ¿Se le ha planteado este extremo , y ella no está en condiciones de aceptar la ayuda?

Muchas gracias por vuestra enseñanaza.

Saludos desde Madrid

Enviado por: Juan Carlos Chans Pousada


Escribe tu opinión

4 + 9 =